No escribir en el celular cuando conduces es un buen comienzo para evitar una tragedia, ya que requiere atención visual, manual y cognitiva, que es el mismo tipo de atención que se necesita cuando estás manejando un auto. Y aunque alguien quiera convencerte de lo contrario, es sumamente complicado, sino imposible, dividir esa atención para hacer las dos cosas bien al mismo tiempo.

Pero aunque escribir es probablemente la distracción más peligrosa, hay muchas otras que afectan tu manera de manejar y pueden ser igual de mortales. Entre ellas están comer y beber en el auto, ajustar la radio, leer mensajes o mapas, hablar por teléfono (incluso con un dispositivo de manos libres), afeitarse o aplicarse maquillaje (sí, hay personas que hacen eso mientras manejan).

¿Qué tan mortales? Según cifras de la ANT, en todo 2016 la conducción distraída fue la primera causa de siniestros de tránsito en el país, ocasionando más del 37% de los fallecimientos en las vías y el 21% de las lesiones.

Frente a estas cifras alarmantes, ¿qué podemos hacer para llegar seguros a casa?

Ante todo, deja el teléfono en paz

Esto incluye escribir, leer mensajes, usar cualquier tipo de aplicación, e incluso hablar (a menos que sea una emergencia). Debes tomar conciencia de que una llamada telefónica disminuye tu atención en el camino aunque no toques el celular en ningún momento.

Come antes de salir o después de llegar

Rebuscar en la cajita de papas fritas con una mano mientras manejas con la otra significa que tu atención está dividida y que probablemente no tienes todo el control que crees – y deberías - tener sobre tu carro. Lo mismo pasa si estás tratando de abrir una lata de cola o evitando que se te riegue el café que acabas de comprar. Piensa además que mantener tu comida y tu auto separados significa que tu ropa y tu tapicería siempre estarán limpias.

Asegúrate de saber a dónde vas

A nadie le gusta perderse o tener que dar vueltas porque nos pasamos de nuestro destino. Pero manipular el GPS de tu carro o los mapas en la aplicación de tu Smartphone mientras manejas, puede desembocar en algo peor: un gran accidente. Así que si no estás seguro de la ruta que tomarás, revisa un mapa y ajusta tu dispositivo de apoyo antes de prender el auto.

Habla con tu familia sobre conducción responsable

¿Conversando con tu pareja mientras se dirige a casa? Es la oportunidad perfecta para decirle que le dejarás concentrarse en el camino y que podrán hablar cuando llegue. Si tienes pilotos jóvenes en tu familia, no olvides hablar sobre sus teléfonos celulares y otros riesgos potenciales que llevan en el auto, como los pasajeros (que son un distractor fuerte para los adolescentes).

Fíjate en otros conductores distraídos

Solo porque tú no manejes con distracciones no quiere decir que otros conductores están concentrados en el camino. Por eso recuerda siempre estar atento a lo que pasa a tu alrededor de manera que puedas reaccionar cuando alguien más haga una maniobra peligrosa.

Recuerda que las distracciones no son “una de esas cosas que suceden”, como que se te pinche una rueda o que se cruce un perro de repente. Las distracciones son 100% prevenibles, y al comprometerte a evitarlas ayudarás a hacer que las vías sean más seguras para todos.