No soy madre todavía y no planeo adentrarme en la maternidad en ningún momento cercano, pero muchas mujeres que me rodean han comenzado a tener bebés y eso despierta en mí una gran admiración y una gran dosis de preguntas sobre temas ajenos a mi experiencia. Así que en honor a las madres primerizas que conozco, y a las que no conozco me dediqué a compilar algunos buenos consejos para todas aquellas mujeres que están pensando tener su primer bebé y a las que ya lo tienen en camino.

Antes del embarazo

Si es que estás planeando empezar una familia hay muchas cosas que hacer, pero aquí quiero destacar algo que a veces pasamos por alto: el seguro de salud. Si es que ya cuentas con uno, asegúrate de que incluya una cobertura de maternidad y que esta cumpla con tus expectativas; si no lo hace, existen planes adicionales que puedes contratar.

Si no estás asegurada, ten muy en cuenta que ningún seguro de asistencia médica cubrirá tus controles prenatales ni tu parto si es que lo contratas una vez que ya estés embarazada, por eso es indispensable tener una póliza de salud antes del embarazo.

Acerca de la comida y las náuseas

Cuando quedes embarazada, un aspecto muy importante a cuidar será tu alimentación. Esta no es una buena época para dietas ni excesos; tu bebé necesita una nutrición equilibrada y eso implica consumir frutas, verduras, fibra y gran cantidad de nutrientes, como calcio y ácido fólico. Para mantener tu metabolismo activo, haz 6 comidas al día en porciones moderadas, y recuerda que todo lo que ingrese a tu boca debe estar bien lavado o cocido.

Aunque hay algunas excepciones, muchas mujeres despiertan con un sabor amargo en la boca y que tienen náuseas y vómitos una o dos veces al día, pero después del primer trimestre estas molestias deben desaparecer.

Acerca del ejercicio (y el descanso)

Es normal, especialmente durante el segundo trimestre, que te sientas agotada todo el tiempo, pero a menos que tengas un embarazo de riesgo, ¡ni se te ocurra dejar la actividad física! Caminar, nadar, hacer yoga o pilates, son algunas actividades recomendadas para mujeres embarazadas durante todos los 9 meses, y en muchos casos harán que el parto sea más rápido.

Recuerda que descansar bien es igual de importante. Es necesario que duermas mucho durante el embarazo y los expertos recomiendan hacerlo sobre el lado izquierdo ya que permite un mayor flujo sanguíneo hacia el bebé y ayuda a prevenir las piernas hinchadas.

Acerca de la ropa

La ropa maternal es hermosa, pero no por eso hay que exagerar. Recuerda que el embarazo solo dura 9 meses, y que de esos, solo la mitad estarás realmente grande. Compra dos tallas más de lo que te queda al inicio para que tengas qué ponerte al final (y guarda todo si piensas ir por un segundo bebé).

Busca ropa con tejidos frescos, livianos y elásticos, y piensa que es preferible usar más de dos prendas a la vez que una que sea muy gruesa e incómoda. Ten en cuenta que las medias que favorecen la compresión no son recomendables para una mujer embarazada ya que pueden provocar varices.

Acerca de la piel

Los cambios hormonales que sufre una mujer embarazada pueden provocar cambios en la piel, como la aparición de manchas donde eres más sensible a los rayos del sol. Un buen bloqueador solar es indispensable en esta etapa.

Las estrías son otra consecuencia del embarazo porque la piel se estira en ciertas áreas como el abdomen, los glúteos y los pechos. Para minimizarlas debes mantener tu piel hidratada y hacer masajes diarios usando una buena crema corporal.

Luego del embarazo

El postparto de cada mujer es diferente, por eso el mejor consejo es que lo vivas a tu modo y según tus necesidades individuales. Evita las visitas incómodas, de compromiso y todas las que no quieras recibir. No permitas que los demás te exijan nada y baja el nivel de exigencia contigo misma.

Este momento es tuyo y lo único que necesitas hacer es estar con tu bebé, alimentarlo y darle cariño. Todo lo demás puede esperar, así que olvídate por un momento de tu aspecto, de tu peso, del desorden, de los compromisos y de complacer a nadie excepto a ti y a tu pequeño.

Tente paciencia y planifica

Por más que hayas leído todo la bibliografía sobre bebés y maternidad, ninguna madre primeriza es experta en el asunto. El amamantamiento, los pañales, los baños, los cólicos, son temas que requieren práctica y paciencia. Vas a agarrarles el tino antes de lo que imaginas.

Recuerda que el descanso luego de dar a luz es indispensable para tu recuperación, así que pide y acepta toda la ayuda que necesites. Una buena idea es adelantar tareas en casa antes del parto y dejar comidas preparadas para los primeros días.





Olvídate de los vicios

Aunque probablemente lo sepas, no está demás mencionar que para tener un embarazo 100% saludable y un bebé 100% saludable, es necesario dejar el tabaco y el alcohol, al menos hasta que termine la etapa de lactancia.

Recuerda que si fumas o bebes durante el embarazo puedes alterar el desarrollo normal del feto, provocando efectos congénitos de nacimiento. De igual forma el alcohol y la nicotina se transfieren en la leche materna, así que es mejor que olvides estos vicios por un buen tiempo.